Metamorfosis de cristal

Entonces, bajo la cara rubia y redonda de la Luna, la estrechó en sus brazos. Tiró firme pero delicadamente de su pelo, consciente de su fragilidad; rizándolo en bucles de triples rizos. En una caricia dibujó un círculo infinito sobre sus labios. La inclinó hacia sí mismo para besarla, tiñéndose de tinta cárdena. Al colocarla de espaldas a la Luna pudo adivinar el contorno de un eclipse diáfano, y su interior encarnado, y su cuerpo convertido en cristal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s