Entrevista a Enrique Rubio Ezquieta, corresponsal de EFE en Egipto

 

Articulo publicado en el periódico universitario Objetivo Periodismo, el 20 de noviembre, 2012.

 

 

Personalidades (como Chomsky), consideran que el desencadenante de las Primaveras árabes fueron los acontecimientos de Gdeim Izik; el campamento por la dignidad saharaui, en 2010. Otros opinan que fue Túnez el precursor de las movilizaciones.  En 1919, Egipto fue testigo de las que, podrían considerarse, primeras manifestaciones populares de África y Oriente Medio. ¿Dónde opina que se encuentra el origen de las primaveras árabes y sus precursores?

Es extremadamente difícil, por no decir imposible, delimitar con precisión cuál es el origen de la primavera árabe, porque además estos procesos históricos no tienen una génesis nítida y claramente identificable, sino que responden a movimientos de fondo que un día se materializan. Si se me permite la analogía ¿Fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria el desencadenante de la Primera Guerra Mundial? Pues sí y no.

Si tuviera que responder a esta pregunta con el recurso tan periodístico como simplificador de escoger una imagen o un momento, me decantaría sin duda por la revolución tunecina, y, afinando aún más, por el suicidio a la bonzo del joven Mohamed Buazizi. Pero insisto de nuevo en que se trata de un proceso. A buen seguro, en Egipto no habría habido una revolución sin el trabajo de activistas y opositores que ya habían comenzado a agitar la vida política unos años antes. Desarrollaré esta idea en respuestas posteriores.

Tuve la suerte de ser delegado de Efe en Marruecos durante los sucesos de Gdaim Izik, que además pude cubrir en persona en El Aaiún. Por mucho que lo diga Chomsky, no creo que se pueda establecer una relación causa-efecto entre el campamento saharaui y lo que luego sucedió en el mundo árabe. ¿Que sea un eslabón más dentro del proceso al que me refería anteriormente? Puede ser. Pero Gdaim Izik, aun siendo esencialmente un movimiento por la dignidad, contenía muchos ingredientes que no estuvieron presentes en las revoluciones de Túnez, Egipto, Libia, Yemen o Siria, para empezar la lucha por la autodeterminación contra un enemigo que se percibía como externo, es decir, Marruecos.

Algo similar puede aplicarse a la revolución egipcia de 1919. Podríamos decir que también forma parte de este proceso emancipador del pueblo, en este caso del colonizador británico, pero con infinidad de excepciones que lo distinguen de lo que sucedió en 2011.

 

Las movilizaciones de la corriente ‘Seis de abril’ reunieron ochocientos miembros activos y 70.000 seguidores; todo a través de blogs y redes sociales. ¿Existe una brecha digital entre Egipto y las potencias occidentales?

Evidentemente, existe una brecha digital entre Egipto y Occidente, no hay más que ver los datos de usuarios. Sin embargo, la penetración de Facebook, en torno al 14% de la población, es importante y se ha disparado a raíz de la revolución. Los precursores de las movilizaciones del 25 de enero fueron gente con una importante presencia en Internet, como el Movimiento 6 de Abril. Se puede decir que ellos fueron el germen de las protestas, y estoy convencido de que las redes sociales jugaron un papel decisivo, sobre todo en la preparación de las primeras protestas. Después ya comenzó a sumarse el resto de la población, y otros medios convencionales como el teléfono (móvil o fijo) y la televisión tomaron el relevo.

 

El Movimiento seis de abril apenas logró cambios; por el contrario, hubo detenciones y torturas. Sin embargo, seis años después si se ha conseguido la ansiada democracia y lo que ello conlleva (caída de Mubarak). Puesto que la mayoría de países que mantienen intereses con Egipto tenían relaciones favorables con Mubarak (debido a su política pro-occidental), y no les convenía un cambio de gobierno que pudiera suponer una revolución islámica ¿Cree que, al presenciar el imparable ‘efecto dominó’ de las revoluciones árabes, no han tenido más remedio que permitir la caída de Mubarak?

Nunca sabremos cuánto de sincero tuvo el tardío apoyo de los países occidentales al cambio de régimen en Egipto. Los estados europeos, en su línea, guardaron  silencio a la espera de ver cómo se desarrollaban los acontecimientos. Estados Unidos tuvo una posición más proactiva, y realizó llamamientos continuamente a Mubarak para que escuchara la voz de su pueblo.

Luego está la propia caída de Mubarak. Parece claro que fue el Ejército quien le obligó a renunciar, pero ¿Alguien obligó al Ejército? ¿Utilizó Estados Unidos su enorme capacidad de influencia sobre las Fuerzas Armadas egipcias (no en vano, aporta 1.300 millones dólares al año en ayuda militar) para hacer que estas “dejasen caer” a Mubarak?  Nadie sabe las respuestas, pero hay ciertos indicios de que, al final, EEUU podía de alguna forma aceptar que su gran aliado fuese apartado de en medio, con el Ejército como garante.

 

Como corresponsal de un reconocido medio de comunicación ¿Tuvo dificultades a la hora de cubrir las revoluciones? Si no fue así ¿Opina que su condición de occidental, y la protección que ello conlleva, le facilitó el trabajo?

Por supuesto que tuvimos dificultades, creo que son públicas y notorias. Sin embargo, en ocasiones creo que se ha exagerado por ciertos periodistas el peligro y el riesgo que se vivió en Egipto durante la revolución del 25 de enero. Fueron días muy complicados, peligrosos por la anarquía generalizada y por la animadversión de los fieles al antiguo régimen hacia la prensa extranjera. Pero no es comparable al peligro que puede suponer una guerra como la de Siria o la de Libia.

Una cosa tengo clara: en los 18 días de la revolución egipcia, nadie podía garantizar tu protección. Nadie. No importa que fueras blanquito o que sacaras la acreditación de periodista. La anarquía fue total.

 

Teniendo en cuenta el escenario de represiones e intentos de occidentalización, herencia colonial, al que Egipto se ha enfrentado a lo largo de décadas, pocos recursos le restan a la esfera musulmana para expresar su identidad ¿Opina que existe una retroalimentación entre la islamofobia y el fundamentalismo islámico?

Niego la mayor. Los musulmanes no tienen ni han tenido problemas para expresar su identidad musulmana ni mucho menos su religión en sus países. Otra cosa es que perciban que existe y ha existido animadversión hacia ellos en Occidente (cosa que en gran parte es cierta), o que su religión y sus costumbres son incomprendidas.

El éxito del islamismo, y también del fundamentalismo islámico, responde a varias razones que sería imposible enumerar aquí. Entre ellas, está, como decís, la islamofobia, o más bien la sensación de que se quieren imponer en sus países usos y costumbres que poco tienen que ver con sus tradiciones. Sin embargo, considero más bien que responde a una situación de pobreza y desesperanza instalada en el tiempo, desestimadas ya otras ideologías como el panarabismo, el socialismo… La gente ha vuelto sus cabezas hacia la religión como herramienta política. El futuro del Islam político es tan oscuro como el de cualquier otra ideología que proponga soluciones esotéricas a los problemas de la vida diaria.

 

En agosto de este año, Hisham Qandil; nuevo primer ministro, nombró treinta y cinco ministros, de los cuales siete ya lo fueron durante el anterior régimen. De hecho; sólo diez de estos treinta y cinco ministerios fueron concedidos a fuerzas pro-cambio. Resulta paradójico que un partido como el PLJ, que aseguraba un cambio con respecto al anterior régimen, designe a muchos de los funcionarios del mismo. ¿Cuál opina que es la estrategia del Partido Libertad y Justicia?

Primero habrá que decir que ni en el antiguo régimen todos los políticos eran corruptos, ni todos tenían las manos manchados de sangre, por lo que supongo que Qandil tendría sus razones para elegir a “viejos rockeros”. En cualquier caso, en muchos aspectos el PLJ no es rupturista. Es una fuerza económicamente neoliberal, que cree en los gobiernos de tecnócratas, al igual que Mubarak, y para ello no hace falta traer a nadie de Tahrir. El fin del PLJ es el mismo que el de cualquier otro partido político, alcanzar el poder, y para ello entiendo que intentarán poner en marcha algunas de las reformas que necesita este país desesperadamente.

 

A pesar de las diferencias culturales entre movimientos como el 15M, Occupy Wall Street o la Primavera Árabe, ¿Qué concepción tienen los activistas árabes de los movimientos sociales gestados durante los últimos años en Europa y América? ¿Existe algún nexo entre ellos?

Básicamente tienen la percepción de que la gente en todo el mundo despertó al ver las imágenes de Tahrir, y que sirvió de acicate para este “revival” de la movilización ciudadana.

 

El ejército egipcio lleva ligado a la política del país desde 1952. No todos los años han sido iguales para ellos, ha habido dictaduras y han ayudado a la caída de Mubarak. Después de tantos años y tanta protesta. ¿Qué visión tienen los egipcios de los militares? ¿Hay miedo de que puedan volver a tomar el poder?

El Ejército es la institución egipcia más respetada por el pueblo. Conviene no olvidar eso. Dicho lo cual, la erosión del proceso de transición tan mal gestionado por la Junta Militar, el enorme poder económico de los militares, y la colusión de intereses del Ejército con el régimen de Mubarak ha hecho que la gente desconfíe de los militares fuera de los barracones. Evidentemente, el miedo a un golpe de Estado militar existe en la sociedad egipcia.

Anuncios

El Sahara habla: No hay juicio sin justicia

Publicado en mi segundo Blog, el 2 de septiembre, 2012: El Sahara habla: No hay juicio sin justicia.

El 8 de noviembre del 2010, veintidós presos saharauis fueron detenidos y encarcelados como consecuencia del desmantelamiento del campamento por la dignidad saharaui (GDEIM IZIK), siendo acusados de delitos que no habían cometido, tales como asesinatos o relacionados con milicias armadas.

En una llamada telefónica con uno de estos presos en la prisión del Salé, han informado (vía saharathawra.org) que él y sus veintiún compañeros presos saharauis han sido notificados esta mañana mediante una carta que sólo cinco de los veintidós han firmado en su conformidad con el contenido.

La carta era una citación al juicio el proximo 24 de octubre de 2012.

Los presos que han negado firmar dicha carta, lo han hecho como protesta contra el proceso de abandono que llevan sufriendo dos años por parte de las autoridades penitenciarias y jurídicas marroquíes.

LOS ABUSOS

Según aseguraba CODESA, estos detenidos han sufrido sistemáticamente diversos tipos de torturas y violaciones de los derechos humanos por parte de la policía tanto durante su detención como durante su reclusión, bajo responsabilidad ya de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

Lo que CODESA quiere destacar es que todos de un modo u otro han sido sometidos a malos tratos, torturas y violaciones en la sede de  Dirección de Vigilancia del Territorio (DST) y en su mayoría fueron detenidos por paramilitares armados y enmascarados; después, todos han sido obligados siempre a firmar o poner su huella en los informes de la policía judicial “con los ojos vendados sin poder leer, ver o escuchar lo que decían”; la mayoría compareció descalza y gravemente heridos ante la Fiscalía General del Tribunal de Apelación del Aaiun o del Juez del Tribunal Militar de Rabat, y siguen sufriendo los efectos de todo lo que padecieron sin recibir tratamiento médico en la cárcel.

No mejoran, claro, las cosas en la prisión. Además de no recibir esa atención médica, las autoridades, según la denuncia de los abogados defensores, incumplen todas las normas sobre los derechos de los presos sobre la pertenencia de efectos personales, los registros, el aislamiento o las visitas.

————————————————————————————————————————————————–

Más información sobre GDEIM IZIK y los abusos que sufrieron estos saharauis en manos de las autoridades marroquíes aquí.

Más información sobre los testimonios de prisioneros saharauis en la prisión del Salé aquí.

Información obtenida del blog de saharathawra.org

¿En qué se basa Novartis para mantener su postura? El eterno juicio se aplaza a Septiembre

Publicado en mi segundo Blog, el 1 de septiembre, 2012: ¿En qué se basa Novartis para mantener su postura? El eterno juicio se aplaza a Septiembre.

El pasado 22 de agosto, el Tribunal Supremo indio resolvió aplazar el juicio sobre el caso Glivec. Hablamos de un juicio que lleva siendo aplazado desde el año 2009.

El día del juicio, la portavoz de Novartis en la India, Svetlana Pinto, explicaba: “No ha habido vista hoy. Se ha aplazado hasta el próximo 11 de septiembre“.

Mientras esperamos la próxima vista, dentro de once días, hemos realizado una traducción del artículo ‘Don’t abuse patents: scientists, de Brian Druker; uno de los científicos que descubrió el “mesilato de imatinib“, compuesto principal del fármaco Glivec:

“La labor crítica de científicos y organismos del sector público, así como de instituciones académicas envueltas en investigación médica, ha sido en muchas ocasiones pasada por alto. Como uno de los científicos desarrolladores del medicamento ‘imatinib’ (comercializado por Novartis como ‘Glivec’), que ha permitido el control efectivo de un devastador tipo de cáncer, he sido testigo del papel vital que juegan investigadores académicos e investigaciones públicas, proporcionando nuevos medicamentos al mercado.

 Muchos científicos, por no decir la mayoría, con los que he colaborado en este escenario, se dedican a investigar motivados principalmente por la búsqueda del conocimiento, como método de ayuda a los pacientes. A muchos de estos científicos, les resulta muy preocupante que los resultados de sus esfuerzos no lleguen a sus pacientes y, por tanto, no salven vidas a causa de las estrategias de mercado y políticas de patentes, tales como la táctica de patentes ‘evergreening (ligeros cambios en el diseño de moléculas ya existentes, para extender los monopolios de las patentes), empleados por compañeros de otras partes del proceso de desarrollo de los medicamentos.

La leucemia mieloide crónica es un desorden de las células de la sangre, que se transforman a través de una ‘fase acelerada’ en una leucemia inalterable y fatal. Imatinib ha mejorado radicalmente el tratamiento para este desorden, y pacientes tratados con esta medicación podrán seguir manteniendo una gran calidad de vida. El desarrollo de este medicamento permite abrir una senda en el descubrimiento científico que ilumina la colaboración y abre el proceso de innovación, donde tanto el sector público como el privado, juegan un papel indispensable.

El visto bueno comercial que se le dio a ‘imatinib’, fue el resultado de investigaciones a lo largo de décadas, marcadas por la colaboración internacional de científicos de diferentes instituciones académicas y del sector privado. La investigación básica que permitió la identificación de las enzimas inhibidoras para la leucemia mieloide crónica, data de después de 1960, con la identificación del ‘Cromosoma Filadelfia en pacientes con leucemia mieloide crónica, por los investigadores de la Universidad de Pennsylvania; Peter Nowell y David Hungerford.

En 1973, Janet Rowley, de la Universidad de Chicago, determinó que el cromosoma anormal tendía a una translocación del material genético. En los años ochenta, varios laboratorios, incluido el mío, jugaron un papel importante en mostrar cómo el ‘Cromosoma Filadelfia’ produce una proteína (Bcr-Abl) que causaba cáncer. Esta investigación también sugirió claramente que el bloqueo selectivo de la enzima Bcr-Abl podía proporcionar un medio de control y prevenir la progresión de la Leucemia mieloide crónica.

A finales de los años ochenta, comencé a colaborar con la industria de científicos de Ciba-Geigy (ahora llamada Novartis) que estaban desarrollando inhibidores para el tipo de enzimas de las que depende la proteína Bcr-Abl. Tanto la comunidad científica como la industria farmacéutica fueron muy escépticos acerca de la utilidad y selectividad de estos inhibidores de la enzima, y el interés era limitado. A pesar de ello, yo sugerí que la enzima de la leucemia mieloide crónica (Bcr-Abl) podría ser un objetivo ideal para el tratamiento de la enfermedad.

 En 1993, me trasladé a la Universidad de ciencias de la salud de Oregon, en Portland. Fui con el único objetivo de encontrar una compañía que tuviera el mejor inhibidor para la enzima Bcr-Abl, con el fin de llevarlo a los ensayos clínicos. Mi trabajo en Oregon, en el tratamiento para la leucemia mieloide crónica, fue principalmente financiado por organismos públicos, especialmente por el Instituto Nacional del Cáncer. Mi persistencia con los científicos de Ciba-Geigy (ahora Novartis) ayudó a mantener el desarrollo de ‘imatinib’ en su agenda, a pesar de la desconfianza de los jefes del producto. Como ‘imatinib’ progresó a través de tempranos y tardíos ensayos clínicos, y mostró resultados excepcionales, el interés científico y de los medios en nuestro descubrimiento creció. La aprobación de ‘imatinib’ por el FDA, en mayo de 2001, para el uso en la Leucemia mieloide crónica, fue la culminación de un proyecto de diez años para mi, algo que yo estuve soñando desde que me encontraba en la escuela médica.

Sin embargo, el precio por el cual ‘imatinib’ ha sido puesto en venta por Novartis alrededor del mundo, me ha causado un malestar y desacuerdo considerables. Las empresas farmacéuticas que han investigado en el desarrollo de medicinas, deberían lograr un retorno sobre sus inversiones. Pero esto no significa que se deba permitir el abuso de estos derechos exclusivos, a través de precios excesivos y la búsqueda de patentes a partir de cambios menores para extender el monopolio de sus precios. Esto va en contra del espíritu del sistema de patentes y no está justificado, dadas las vitales investigaciones hechas por el sector público a través de décadas, que hace posible el descubrimiento de estos medicamentos.

 Las instituciones públicas, alrededor del mundo, han jugado continuamente un papel crítico en la búsqueda que conduce a nuevas medicinas vitales que llegan al mercado. Sin la investigación, el acceso a medicamentos se convierte en un bien de lujo. Muchos de mis compañeros se sentirían muy heridos si vieran que esto podría ser el resultado de nuestras décadas de esfuerzos.”

Brian Druker, chair of Leukemia Research and professor of medicine at the Oregon Health and Science University Cancer Institute, is recognized as the key researcher behind the discovery of STI571 or imatinib (marketed as Glivec by Novartis). Comment at theirview@livemint.com

Tal y como nos muestra Brian Druker, podemos observar que Novartis no tenía mucho interés en la investigación acerca del imatinib, y que fue, una vez se percató del éxito que la venta de este medicamento le podía proporcionar, cuando decidió  interesarse por el mismo, olvidando el papel de organismos públicos, así como la financiación de estos, y tratando de monopolizar el comercio de un medicamento que salva millones de vidas, a precios desorbitados.

Si este era el testimonio de uno de los descubridores del medicamento, ¿En qué se basa Novartis para defender su postura?

FIRMA POR EL REFERENDO DE AUTODETERMINACIÓN EN EL SAHARA OCCIDENTAL

Publicado en mi segundo Blog, el 29 de julio, 2012: FIRMA POR EL REFERENDO DE AUTODETERMINACIÓN EN EL SAHARA OCCIDENTAL.

Desde hace más de treinta años, hay una cortina de silencio que se extiende desde África al resto del mundo, que nos sumerge en la ignorancia del que cree que lo sabe todo, pero no conoce nada. Esta cortina de silencio tiene nombre; se llama medios de comunicación, gobiernos, Naciones Unidas, altos poderes, Marruecos… Pero lo más importante es lo que hay tras ella; La República Árabe Democrática del Sahara y su derecho a la libre determinación.

Basta con recordar las imágenes del documental “GDEIM IZIK”, donde pudimos observar la antítesis de los medios de comunicación: frente a las desgarradoras crónicas que las víctimas del conflicto relataban, los periódicos e informativos se mostraban impasibles, presentándonos una realidad manipulada y completamente diferente a lo que verdaderamente sucedía. ¿Vivimos en una sociedad donde los intereses entre naciones priman sobre la verdad? Si es así, el primer paso para ayudar al pueblo saharaui es la búsqueda y manifestación de esta verdad amordazada durante años. ¿No debería prohibirse la anexión de cualquier territorio a un país que apoyó regímenes dictatoriales como el de Gadafi? ¿Acaso el mundo occidental respalda las dictaduras?

En abril ya nos preguntábamos cuál sería la postura del gobierno de Rajoy con respecto a la desesperante situación del pueblo saharaui. Desde hace cuatro días, gracias a la plataforma Avaaz, es posible participar en la campaña para enviar una petición al Presidente del Gobierno Español Mariano Rajoy, :

El Sahara Occidental es un país de Africa que fue ocupado militarmente por las tropas del rey de Marruecos. España fue el estado europeo colonizador que entregó el Sahara Occidental a Marruecos cometiendo así un delito internacional puesto que a los habitantes del Sahara Occidental no se les permitio ejercer el derecho de autodeterminación consagrado por la ONU. Eso ocurrió en noviembre de 1975 coincidiendo con la muerte del dictador español, general Franco. Para llevar a cabo su felonía, el rey de Marruecos tuvo el apoyo de los Estados Unidos y de Francia, así como el consenso, que se tradujo en silencio y en no intervención, del resto de los países occidentales.

Lo que pedimos ahora es que el gobierno de España asuma sus responsabilidades, tome en su mano las riendas del asunto y, con los apoyos de los actuales gobiernos de Francia y de los Estados Unidos, devuelva el Sahara Occidental a sus auténticos propietarios, los saharauis, a través del siempre escamoteado referendum de autodeterminación.

NOVARTIS: EL ARTE DE PATENTAR EL NEGOCIO DEL LUCRO

Publicado en mi segundo Blog, el 16 de julio, 2012: NOVARTIS: EL ARTE DE PATENTAR EL NEGOCIO DEL LUCRO.

Investigando acerca de la demanda dirigida al Gobierno indio por la empresa farmacéutica suiza Novartis , dimos con un documento de la empresa titulado ‘Caso Glivec® India: verdades y falsedades’, donde tratan de justificar la demanda impuesta contra la Ley de Patentes India.

Lo cierto es que la disposición que presenta este documento dista bastante de la ‘adecuación’ de un buen argumento: A primera vista, el texto sigue una estructura clara y esquemática, basada en la formulación de una cuestión conflictiva para el Caso Glivec® que induce a dos posturas; clasificadas como ‘FALSEDAD‘ y ‘VERDAD‘.

El resultado no sólo es fragmentario e insuficiente (se trata de un argumento constituido a partir de explicaciones a preguntas que la empresa misma ha seleccionado), sino que desde un primer momento nos predispone a que hay una ‘verdad’ y una ‘falsedad’, eliminando toda media tinta y situándonos ante un terreno que sólo puede ser ‘blanco’ o ‘negro’. Todo esto obviando que, por supuesto, también se ha seleccionado una falsedad  y una verdad concretas.

El documento se fragmenta en cuatro apartados iniciados por preguntas y explicados a partir de ‘falsedades’ y ‘verdades’ :

1. Si gana este caso Novartis ¿los pacientes pierden?

En primer lugar, parece que la respuesta va a ser afirmativa. No obstante ¿de qué pacientes se habla? ¿qué es lo que pierden? Este primer punto no sólo se caracteriza por la imprecisión de la cuestión primera. A continuación presenta dos posturas:

La primera ‘falsedad’ expone que si Novartis gana el caso, el acceso a los medicamentos se verá afectado y la gente morirá. Novartis responde a esta ‘falsedad’ con su ‘verdad’:

Algunos fármacos genéricos lanzados en India antes de 2005 , continuarán estando disponibles bajo una cláusula de transición incluida en la legislación de patentes del país.

(Lo que no especifica es que dicha cláusula dispone que, no obstante, estos medicamentos no podrán continuar  comercializándose en el extranjero.)

Novartis muestra su total apoyo y comprensión a las políticas flexibles del 
acuerdo de comercio internacional que permite hacer excepciones en el 
derecho de patentes en países como India. Estas concesiones permiten al 
Gobierno emitir una licencia obligatoria para que otras compañías produzcan 
fármacos en caso de una crisis de salud nacional. Nosotros no estamos
compitiendo con estas remesas.

(No compiten con las concesiones que permiten al gobierno que obligue producir fármacos en caso de crisis de salud nacional, en el resto de situaciones ¿compiten?)

La segunda ‘falsedad’ afirma que Novartis no se preocupa por aquellos con menos recursos y sólo busca incrementar los beneficios de sus accionistas.

Nadie duda que Novartis se preocupe por las personas con menos recursos, de hecho, mantiene en Singapur un Instituto de Enfermedades Tropicales y ofrece tratamientos de Glivec® gratuitamente a miles de personas. No obstante, esta impecable labor no supone acreditación suficiente para que, mediante esta demanda, miles de personas que combaten sus enfermedades gracias a medicamentos genéricos baratos, producidos en la India, dejen de tener acceso a ellos. 

Un apunte: Según el ‘Documento de posición nº1: La opinión y la explicación de FARMAMUNDI sobre Novartis contra la India: El caso Glivec‘; de acuerdo con los comunicados oficiales de la empresa, en 2005 Novartis declaraba haber gastado 696 millones de dólares en ayudar a 6,5 millones de pacientes en todo el mundo; en 2006, con una cifra algo superior, 755 millones declaraba ayudar a 33,6 millones de pacientes, cinco veces más, lo que resulta llamativo.

2. Glivec® ¿es un fármaco innovador?

En este apartado se presentan las ‘falsedades’ de que “Glivec® no es un fármaco innovador y no merece una nueva patente” y “Una patente para Glivec® afectaría negativamente a los pacientes con cáncer o afectados por VIH/Sida al privarles de los tratamientos”.

La razón por la que Glivec® no merece una nueva patente no es que no se trate de un fármaco innovador, sino que se trata de un fármaco ya patentado en 1993, que en 1998 solicitó una nueva patente para un polimorfo del cristal de mesilato de imatinib que, según la Organización de farmacéuticos FARMAMUNDI, es el mismo compuesto químico, que tiene la misma actividad antitumoral. La diferencia radica en la forma.

La manera de formular la segunda ‘falsedad’ induce desde el primer momento a error: De manera directa, una patente para Glivec® no afectaría de ninguna manera a pacientes afectados con VIH/Sida, puesto que Glivec® es un medicamento contra un tipo de cáncer. También es obvio que mientras exista el medicamento, no podrá privarse a los pacientes del tratamiento. No obstante, la patente de Glivec® supondría que se trata de un medicamento posterior a 2005 y por tanto, según la Ley de 2005 de patentes en India, no se podrían fabricar genéricos del medicamento, por lo que es este aspecto el que afectaría negativamente a los pacientes.

3. ¿Los genéricos son la solución?

En este apartado se presentan como falsedades que “India sea la farmacia de los pobres” y que “sin los medicamentos genéricos baratos, la gente de los países pobres continuará sufriendo de manera innecesaria”.

Partamos de la base que organizaciones como ‘Intermon Oxfam‘, ‘Médicos Sin Fronteras‘ y ‘Farmamundi‘, todas ellas comprometidas con los países menos desarrollados, consideran el sector farmacéutico indio como ‘La farmacia de los pobres’.

Por otra parte, Novartis se escuda en que los medicamentos genéricos baratos no ayudan a todo el mundo:

 Allí el coste de un año de tratamiento con el genérico Glivec® es cuatro o cinco veces la media de ingresos anuales.

Puntualicemos: el coste del tratamiento del genérico de Glivec® es de 175 dólares/mes, mientras que el vendido por Novartis asciende a 2.500 dólares/mes. 

4. Patentes y acceso

Este último punto exhibe como ‘falsedades’ que “las patentes son las barreras para el acceso de los pacientes a los medicamentos”.

Con respecto a este apartado, simplemente hay que aclarar que no se critica la creación de patentes (tal y como da a entender este enunciado), sino que se critica la patentación de fármacos ya patentados, con leves variaciones de forma, ya que suponen una conducta abusiva y frecuente de las empresas farmacéuticas.

Tras este análisis, si me disculpan, voy a tomarme algún genérico contra el cinismo. 

Las “visiones” de la Dictadura de Ruanda

Artículo publicado en mi primer Blog, el 1 de mayo, 2012: Las “visiones” de la Dictadura de Ruanda.

Es conocida la doble cara que el presidente de Ruanda, Paul Kagame, presenta al mundo acerca del país africano. Por un lado, Kagame mantiene una fachada de gobernanza burocrática-tecnocrática que convierte a Ruanda en uno de los países más avanzados de África en este ámbito. No hay más que ver el documento del Ministerio de Finanzas y Economía, titulado Rwanda Vision 2020, donde se muestran las metas económicas, políticas y sociales que pretenden cumplir para el año 2020. El excesivo optimismo y carácter precoz de estos objetivos, hacen que conformen una densa neblina que nos sugiere una palabra: Demagogia.

En Rwanda Vision 2020, el primer pilar es el logro de “un buen gobierno y un Estado capaz”:

A continuación analizamos si, en efecto, los coordinadores de este proyecto constituyen un buen gobierno y estado capaz:

Partamos de la felicitación, por parte de la Unión Europea, a Ruanda, en la que consideró las elecciones de 2010 como “una nueva etapa en el progreso y desarrollo democráticos del país“. Recordamos que las “elecciones” presidenciales de agosto de 2010 supusieron una amalgama de caciquismo, represiones políticas, sabotajes sistemáticos y censura: El partido de Kagame (FPR), se presentó con partidos llamados “señoritas de compañía“; tres candidatos de otros partidos que sólo se presentan para la galería. El régimen lanzó una campaña de eliminación de opositores, y los líderes de otros partidos fueron acusados de “terrorismo”, “atentados a la seguridad del estado” e “ideología genocida”. Como por ejemplo Déo Mushayidi, líder del Partido de defensa del Pueblo, que fue condenado a cadena perpetua el 17 de septiembre de 2010.

También fueron suspendidos, durante seis meses, todos los periódicos de oposición al régimen, con el fin de que no pudieran cubrir la campaña electoral y las elecciones. De hecho, el 24 de abril es expulsada una investigadora sobre Ruanda de Human Rights Watch.

El nueve de agosto tuvo lugar el escrutinio: Kagame obtuvo el 93,08% de los votos, frente al 5,15%, 1,37% y 0,40% de sus competidores. La participación de los votantes fue del 98,06% del censo. Estos resultados fueron una mezcla del miedo de los ruandeses a votar por otro partido, con el caciquismo: “las autoridades nos dijeron que controláramos cada papeleta (…) Si la papeleta no era favorable a Kagame nosotros la remplazábamos por otra.”, cuenta el coordinador de una de las mesas electorales de Musanze.

 Sabiendo esto, podemos afirmar que para que se diera un “buen gobierno y un estado capaz”, el FPR no debería gobernar y Paul Kagame tendría que dimitir.

Información extraída de:

– Republic of Rwanda. Ministry of Finance and Economic Planning. Rwanda Vision 2020.

– Reyntjens, Filip. Vandeginste, Stef. Otemikongo, Jean. Yahisule, Mandefu. Obotela Rashidi, Noël. Crónica política de Los Grandes Lagos 2010-2011. Fundación áfrica Sur (2012).

Paradojas de la MINURSO

Artículo publicado en mi primer Blog, el 30 de abril, 2012: Paradojas de la MINURSO.

El pasado 5 de abril, Ban Ki-moon; Secretario General de las Naciones Unidas, publicó el Informe sobre la situación relativa al Sáhara Occidental (2012). A continuación llevaremos a cabo un breve análisis de las incongruencias y cabos sueltos que el informe esconde:

  • Ban Ki-moon comienza relatando cómo el 25 de septiembre del año pasado se produjeron actos violentos, con víctimas mortales, en la ciudad de Dakhla (también conocida como Villa Cisneros). El problema: Ban Ki-moon recibió diversos testimonios del Frente Polisario y del Ministro de Marruecos, que no coincidían. No obstante, el mismo 25 de septiembre, el Representante Especial de Ban Ki-moon para el Sáhara Occidental, se desplazó a Dakhla hasta el 27 de septiembre, con el fin de esclarecer, mediante entrevistas con diversos funcionarios y agentes tribales, cuál era la situación.
  • Ban Ki -moon alegó que fue imposible concluir qué ocurrió, a pesar de que su representante acudió el mismo día de los actos violentos, a la misma ciudad en la que acontecieron. Esta declaración resulta aún más extraña tras leer el punto 27 del informe:

27.  “El componente militar de la MINURSO está todavía desplegado en nueve bases de operaciones y en oficinas de enlace en Tinduf y Dakhla.”

¿Cómo es posible que no se disponga de un informe de los hechos por parte de la MINURSO, si ésta envió a un Representante de Ban Ki-moon el día de los hechos, y a su vez tenía varias bases de operaciones en dicha ciudad?
  • En el punto número 6 del informe, explica que el Rey Mohammed VI “nombró una comisión consultiva que redactara una nueva Constitución para Marruecos”. Esta Constitución fue aprobada, en referendo público, el 1 de Julio de 2011, y su texto contiene disposiciones relativas a la regionalización de las provincias, incluído el Sáhara Occidental, y a la propia autonomía del territorio del Sáhara. ¿Votó el pueblo saharaui en este referendo?
  • Durante el período en el que se examinó la Región, tuvieron lugar numerosos sucesos relacionados con la Primavera árabe (Movimiento 20-F), en los que el pueblo solicitaba trabajo y mejores condiciones sociales. Para calmar a la multitud, Mohammed VI mandó aumentar la producción de pan. Ya lo decía el dicho: Estómago lleno, cabeza alegre.
  • Los puntos 29-35 manifiestan la desigualdad en la disposición de las partes (Marruecos y Frente Polisario), a la hora de colaborar con los objetivos que la MINURSO dicta: Se registran 25 nuevos incumplimientos del acuerdo militar por parte del ejército de Marruecos, frente a 7 infracciones del Frente Polisario. A su vez, las infracciones de larga data de Marruecos ascienden a 59, cuando las del Frente Polisario han disminuido de 4 a 3. Por último, Marruecos ha puesto restricciones a la circulación de la MINURSO. El Frente Polisario no. A pesar de esto, El Ejército de Marruecos justifica sus incumplimientos, alegando que son respuestas preventivas de protección frente a nuevas amenazas regionales.
  • Según la información recibida por el ACNUDH (punto 76), 120 saharauis han sido enjuiciados por diversos cargos ante el Tribunal Civil de Apelaciones de El-Aaiún. Estas 120 personas estuvieron retenidas durante un año, tras el cual fueron liberadas provisionalmente. Todas excepto 23, que se encuentran a la espera de juicio ante el Tribunal Militar Permanente de las Reales Fuerzas Armadas en Rabat, acusadas de “pertenencia a bandas delictivas y violencia contra agentes de seguridad”. En la actualidad, el mismo Tribunal ha aplazado las audiencias, y dos de los veintitrés detenidos han sido trasladados a un hospital debido a las graves condiciones de salud en que se encontraban.
Si echan un ojo al punto 80, tal vez reparen en la siguiente declaración:

80. “En noviembre de 2011, al examinar el cuarto informe periódico de Marruecos, el Comité contra la Tortura expresó preocupación por el presunto uso excesivo de la fuerza que podían haber hecho funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y personal de seguridad marroquíes. El Comité también expresó preocupación por los presuntos casos de arresto y detención arbitrarios, detención en lugares secretos, tortura y malos tratos, obtención de confesiones bajo tortura y uso excesivo de la fuerza.”

Los veintitrés saharauis mencionados, paradójicamente, se encontraban acusados de “pertenencia a bandas delictivas y violencia contra agentes de seguridad” y “violencia contra funcionarios”Por lo visto, Marruecos castiga a ciudadanos saharauis con idénticas premisas que el Comité contra la Tortura emplea para acusar al mismo Marruecos. 

A pesar de esto, la visita del Relator Especial sobre la Tortura y Tratos inhumanos no será hasta septiembre de 2012 (Punto 82).

El Informe Completo aquí.

FiSahara: Cine en el Desierto

Artículo publicado en mi primer Blog, el 24 de abril, 2012: FiSahara: Cine en el Desierto.

En poco más de una semana tendrá lugar, en los campos de refugiados de Tindouf (Argelia), el FiSahara; un festival de cine que pretende denunciar ante la comunidad internacional la situación de abandono que lleva viviendo el pueblo saharaui desde hace años.

El elemento innovador: Esta vez se hace uso del séptimo arte; el cine, para transmitir a la sociedad propuestas educativas y de cambio. Cultura a través de la cultura.

El Festival tendrá lugar entre los días 1 y 6 de Mayo. En él se proyectarán películas, cortometrajes y documentales, entre los que destacan GDEIM IZIK: DETONANTE DE LA PRIMAVERAKATMANDÚ, UN EPESJO EN EL CIELO SUKUT, LA MEMORIA DEL SILENCIO.

También se realizarán actividades paralelas, como degustación de comida tradicional saharaui, danza, carreras de camellos, velada en las dunas, partidos de fútbol, y mucho más. Los interesados encontrarán aquí toda la información sobre vuelos y alojamiento en el festival.

En ediciones anteriores, la promoción y financiación del proyecto se realizó con ayuda de artistas, voluntarios y patrocinadores. Este año, debido a la situación económica, FiSahara ha recurrido al método crowdfunding, mediante el cual, cada uno de nosotros podemos colaborar para que festivales como éste continúen celebrándose. Aporta aquí tu granito de arena, para ayudar a que el Desierto del Sahara se convierta en la República Árabe Saharaui Democrática.

Hace unas semanas os abrimos los ojos con “GDEIM IZIK, el documental“, os informamos con “La historia del Sáhara en menos de 3000 palabras“. Es hora de encontrar soluciones a través de los contenidos de “FiSahara“:

GDEIM IZIK: Lo que pasó vs lo que nos contaron

Artículo publicado en mi primer Blog, el 26 de marzo de 2012: GDEIM IZIK: Lo que pasó vs lo que nos contaron.

Mañana, 27 de Marzo de 2012, se cumple un mes tras el 36 aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), pueblo que lleva luchando por su derecho a la autodeterminación durante treinta y siete años. Treinta y siete años de incesantes luchas y revoluciones que tal vez nos recuerden a las primaveras árabes y revueltas de la actualidad, donde un grito colectivo domina las gargantas de todos los ciudadanos: “La oposición al abuso de los poderosos y la pérdida del miedo”.

GDEIM IZIK fue el nombre que se le dio al Campamento de la dignidad saharaui para reivindicar su identidad y luchar contra un gobierno marroquí que les mantiene en una situación de analfabetismo y precariedad.

“Fuimos al campamento, después de haber reivindicado estos derechos ante la delegación del gobierno y todas sus oficinas en la ciudad”(Dedda Elhussein; mujer saharaui de 57 años). 

Este levantamiento multitudinario, y no la revolución tunecina, es considerado por algunos expertos en la materia, como Noam Chomskyel primer detonante de la primavera árabe.

El día 8 de noviembre de 2010 se produce el desmantelamiento de un campamento de 20.000 personas en menos de 3 horas, a manos de los helicópteros y camiones del ejército marroquí, que empleó balas de caucho, balas reales, fuego, gas lacrimógeno, porras y piedras. Es decir, se produjo un desmantelamiento militar, de carácter violento, sin previo aviso.

Este acontecimiento fue sucedido por manifestaciones improvisadas de saharauis en las ciudades del Aaiún y El Marsa, a las que Marruecos responde controlando las llamadas telefónicas y recorriendo casa por casa, lista en mano, buscando a varones de catorce años en adelante de cada familia saharaui, con el fin de retenerlos. Comisarías, cárcel, colegios e incluso hospitales sirvieron de lugar de tortura para los miles de saharauis que llegaban en ambulancias y coches policiales.

Este es el testimonio de Bekkay El Farasa, uno de tantos saharauis con historias similares:

“Me llevaron al cuartel de gendarmería de El Aaiún. Me llevaron a un lugar de tortura dentro del cuartel. Había todo tipo de material de tortura, palos, porras, espadas, cuerdas, una silla y cables de electricidad. Allí encontré a 68 personas, con las manos atadas, todas estaban heridas, sangrando. Recibimos todo tipo de torturas. Nos pegaron constantemente, nos echaban botellas llenas de orina por encima, además de insultarnos”.

PROBLEMA: ¿Cuántos de ustedes conocían antes GDEIM IZIK? ¿Contaron los medios de masas lo que realmente ocurrió? No, en absoluto.

Somos conscientes de la consabida postura de pasividad que mantiene el gobierno español ante el conflicto del Sáhara Occidental, fruto de sus intereses con Marruecos. No obstante, tras leer lo ocurrido, ¿No daría poca credibilidad un país apoyando a un gobierno que comete estos ataques? Si nosotros fuéramos el gobierno español ¿Cuál sería la solución para seguir manteniendo esos lazos con Marruecos sin escandalizar a la población de los atroces actos que ocurren?

Es sencillo:

1. Días antes del desmantelamiento del campamento, las autoridades marroquíes prepararon un apagón mediático, bloqueando  la entrada de periodistas y observadores internacionales, con el fin de que las únicas imágenes del desmantelamiento (y posteriores), fueran las que presentó el Gobierno marroquí en Rabat a la prensa internacional, en la que se veían imágenes de saharauis lanzando piedras, pero no se especificaba que se defendían de los ataques militares de Marruecos.

2. Ante la información proporcionada por Marruecos, la actuación del gobierno español fue de “defensa de los intereses internacionales, en lugar de defensa de los Derechos Humanos”. Por lo que los políticos mostraron su apoyo a Marruecos, basándose en la información (manipulada) que dicho gobierno les proporcionó.

“El Gobierno ha recibido una sola versión, la versión del Gobierno marroquí y un compromiso de que cualquier duda, cualquier dato, cualquier información será investigada”. (Rubalcaba, 16 de noviembre del 2010, vía EL PAÍS).

Por tanto: Si no hubo periodistas en el lugar de los hechos, la versión de Marruecos era lo único disponible, y puesto que el gobierno español mantiene lazos de amistad con ellos, la información que los medios proporcionaron a la sociedad española fue escasa y poco contrastada.

Por suerte, el 27 del mes pasado se estrenó el siguiente Documental sobre GDEIM IZIK, donde a partir de testimonios de saharauis, se nos presenta lo que realmente ocurrió vs lo que nos contaron los medios.

Espero que lo disfruten: 

Toda la información ha sido extraída del “Informe GDEIM IZIK“, por Sáhara Thawra.